miércoles, febrero 02, 2005

TECNOFILOLOGÍA, una cuestión nominal.

He de reconocerlo, el título de este blog no me pertenece. Este término se lo debo, como tantas otras cosas, a mi mentora, la doctora Carmen Isasi Martínez, "titulista" oficial y alma mater, a mi parecer, de la investigación filológica deustense. "Tecnofilología" fue empleado por primera vez hace un par de años en un artículo isasiano publicado en la Revista UD, revista oficial de la Universidad de Deusto. Grito desgarrado en favor de una disciplina en proceso de cambio, una disciplina que pretende asomarse a los nuevos horizontes tecnológicos.
Se trata de mi primera recomendación bibliográfica virtual, pero prometo que no defraudará: Carmen Isasi: Tecnofilología, Revista UD, enero-marzo 2003, pág. 32.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No tengo espítiru para ponerme a profundizar en la tecnofilología porque me has dejado tumbado con lo del XML y textos en euskera, vamos, que muy bien.
Me empaparé de ello otro día.

Se buena.

Pedrontxi

Joseba dijo...

Hola Patri:

la filología está en horas bajas. He oído que incluso va a desaparecer como licenciatura (y no sólo en la UD). Pero se trata sin duda de una ciencia hermosa, lástima que sea tan poco valorada. Por eso están buscando otras nomenclaturas. ¿Cuál crees que habrá sido la causa del descrédito?

A mi los nombre no preocupan en exceso. Lo importante es disfrutar con lo que se hace y en la medida de lo posible hacer cosas útiles para que la ciencia y el conocimiento avancen.

Un saludo y gracias por sumarte a la blogosfera.